Medicina

Comida con muchos sesos.

IMG_0788    El cerebro  es el responsable del placer por la comida.

Aunque el mero acto físico de comer empieza por la boca, es en el  cerebro  donde se llevan acabo los actos sensoriales del “paladear la  comida”.

Se come con los sentidos; la vista, el oído, el gusto, el olfato  y el tacto,  herramientas que  a través de la evolución hemos adquirido y que nos  ayudan a conocer y adaptarnos  y relacionarnos con el  mundo.

Ya lo había dicho Aristóteles. “Nada hay en la mente que no haya pasado por    los sentidos.” 

Los sentidos se encargan de captar los estímulos y  mandarlos al cerebro donde ahí  son interpretados y procesados.

De está manera es que  ni el café huele rico, ni tu guacamole es verde, ni el chocolate es amargo, si es que nuestras neuronas no lo registran.

En los últimos  20 años el desarrollo en las tecnologías medicas de imagen han permitido  descubrir la relación que existe entre la percepción y el paladar.

Los expertos en neurociencia y gastronomía han investigado la manera en como el cerebro  procesa  y recibe los diferentes estímulos e información que son  recogidos  y enviados  por los órganos sensoriales.

Investigan cómo los analiza  y es capaz  de componer una imagen a partir de ese caleidoscopio de sabores  formando una  sola imagen  mental para que puedas  disfrutar de tu comida.

El 90% de  los sabores percibidos proviene del olfato.

Pero, ¿qué sucede cuando comemos?.

1- Se huele  dos veces por nariz, la primera es cuando olemos de primera instancia el alimento y la segunda cuando metemos un bocado en la boca.

2- A través  de la vista el cerebro el cerebro escanea la imagen  y registra su color, su forma; luego lo relaciona con el conocimiento anterior de un alimento.

3- El oído verifica lo que sucede en la boca.

4- El olfato confirma lo que ya a percibido la vista y  le pone matices discriminatorios emocionales, las moléculas olorosas de los alimentos se cuelan por la nariz hasta llegar a la pituitaria.

5- El gusto  es el alimento  y este interactúa con los receptores que cubren las mucosas bucales. Y es en la lengua donde se detectan los 5 sabores : salado, dulce, amargo, agrio, umami.

6- El  tacto permite identificar y disfrutar  de la textura de los alimentos.

fuente :

Revista Quo 187 Mayo del 2013 pag  24 Ilustración Yurex Omazkin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s